Pan artesanal ecológico Los Jerónimos

conocenos

Conoce nuestra panadería

La Panadería de los Jerónimos es un anejo dentro de la Posada de los Jerónimos.
La posada fue abierta en el año 2000 con 4 habitaciones y un restaurante comedor de 40 plazas.
Hemos ido ampliando, poco a poco y en este momento tenemos 8 habitaciones, dobles, triples y cuádruples, con capacidad para 25 personas, enfocada a un turismo familiar, ecológico, tranquilo, al que le gusta y aprecia una buena comida, así como estar en contacto con la naturaleza, que puede disfrutar de nuestro ambiente. Un poco como somos nosotros mismos.
Respecto al restaurante, siempre nos hemos decantado por la calidad de los productos, base de cualquier buena comida, muchos de ellos ecológicos (harinas, legumbres, pasta, patatas, tomate, parte de las verduras, aceites, azúcar, café, vinos) y otros muchos que, sin ser ecológicos, tenemos la garantía de la confianza con los productores a los que conocemos (cordero, carne de ternera, queso, etc).
Pues bien, siendo como somos tierra de muy buenos panes (por desgracia, cada vez menos), queríamos garantizar que nuestro pan, acompañante inseparable de la comida en nuestra tierra, fuera también ecológico y además, hecho por nosotros y así, decidimos dar el paso de hacer nuestra propia panadería.
Fue en el año 2015, compramos y montamos un horno de segunda mano, giratorio, de combustión indirecta y que se calienta con leña.
A partir de entonces, comenzamos a realizar pan, con el método de ensayo-error, muchos panes han salido mal, pero ya cada vez mucho menos, si bien no somos perfectos y todavía hay mucho que aprender. Eso sí, por supuesto y, como no podía ser de otra manera, con las mejores harinas ecológicas de Zamora.
En un principio, buscamos hacer pan para nosotros y para el restaurante de la Posada, pero posteriormente empezamos a vender algo en pequeños comercios de Zamora y Salamanca.
De momento, sólo 2 días a la semana, miércoles y viernes, pero os aseguro, que nosotros no compramos otro pan, el que se hace el viernes dura en buen estado hasta el martes siguiente, eso es gracias a la masa madre, base de los buenos panes artesanales de nuestra tierra.